Una donación para este Blog nos mantendría motivados para seguir dándote buena información. Gracias

jueves, 1 de julio de 2010

LAS ESCUELAS DEL AJEDREZ

(Tomado del libro ENTRENAMIENTO EN EL AJEDREZ II
Autor:A.I Fide José Gauna)
Escuela Científica: del Ajedrez


Al desaparecer Morphy repentina e injustamente de la escena ajedrecística mundial, el ajedrez perdería a un genio innato incuestionable. Pero ganaría a un laboratorista, trabajador incansable: Wilhem Steinitz (1836-1900).

Este pequeño hombre (en tamaño) nacido en Praga, amalgamo una serie de preceptos e ideas reformuladas sobre una base de la crítica continua y sobre los legados de Morphy instaurando para su época una verdadera Universidad del Ajedrez. "La crítica despiadada es lo único que conduce al objetivo" rezaba este hombre con ahínco. Lamentablemente esta axiomática visión lo llevó a creer que el ajedrez podría reducirse a leyes o reglas rígidas; pero si en el ajedrez se dieran leyes ya este hubiera desaparecido muchos años atrás. Conjuntamente a él otro jugador (su más aventajado alumno) Siegbert Tarrasch (1862-1934) se encargaría de darle forma teórica a esos preceptos pero manteniéndolos en una esfera dogmática e incrédula. En Rusia por su parte otro fuerte luchador de impetuoso carácter se devanaba los sesos por develarle al ajedrez su valor estético a partir de ideas plenamente metódicas, Mijhail Tschigorin (1850-1908), a pesar de su estilo cabalmente agresivo nunca rehusó el juego de maniobras por ambos flancos y el proyecto científico de los dos anteriormente mencionados de la acumulación progresiva de ventajas para obtener la victoria. Veamos 2 partidas memorables de estos 3 titanes combatiendo uno contra otro en el intento de hacer valer sus conceptos del juego:


Tarrasch, Siegbert - Steinitz, William [C66]

Viena, 1898


1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 d6 [Mejor es 3...a6 llamada la variante Steinitz Diferida 4.¥a4 d6 5.0–0 ¤f6 6.¥xc6+ (Ahora no es muy buena 6.d4 ¤xe4 7.£e2 f5 8.dxe5 b5 9.¥b3 d5 10.a4 b4 11.¦d1 ¥e6 con excelente juego para el negro) 6...bxc6 7.d4 y las negras trataran hacer valer su pareja de alfiles por sobre la presión en la cadena de peones planteada por el enemigo] 4.d4 ¥d7 5.¤c3 [5.0–0 exd4 6.¤xd4 a6 7.¥a4 ¤f6 (7...b5 8.¤xc6 ¥xc6 9.¥b3 ¤f6 10.¤c3 ¥e7 11.¦e1 0–0) 8.¥xc6 bxc6 9.¤c3] 5...¤f6 6.0–0 [Otra posibilidad es eliminar la tensión central mediante: 6.dxe5 dxe5 7.¥g5 ¥b4 8.0–0 ¥xc3 9.bxc3 h6 10.¥h4 £e7 11.£d3 pero ahora las negras toman el control del juego tras: 11...a6 12.¥a4 ¦d8 13.£e3 g5] 6...¥e7 7.¦e1 [Se puede aclarar el panorama según 7.¥xc6 ¥xc6 8.¦e1 exd4 9.¤xd4 ¥d7 10.h3 0–0 11.£f3 con buen juego para ambos bandos] 7...exd4 8.¤xd4 0–0 9.¤xc6?! [Más elemental y lógica es: 9.¤f3 ¤e5 10.¥xd7 ¤xf3+ 11.£xf3 ¤xd7 12.¤d5²] 9...bxc6 [Contra 9...¥xc6 se puede dar el siguiente desenvolvimiento 10.a4 ¤d7 11.¤d5 ¥xd5 12.exd5 a6 13.¥f1 ¥f6 14.a5 ¦e8 15.¦a3 ¦xe1 16.£xe1 ¥d4 17.¦f3 ¦b8 18.£b4 ¥e5 19.£c4 ¤c5 y las blancas dominan mayor espacio y tienen la iniciativa 20.¦h3 ] 10.¥d3 ¦e8 11.h3 ¥f8?! [Era de interés 11...h6 ] 12.¥g5!? h6 13.¥h4 ¦b8 [Si se juega 13...g5 14.¥g3 ¦b8 15.¦b1 g4 16.hxg4 ¤xg4 17.¥e2 £g5 18.£d4 ¦b7 la partida luciría igualada] 14.¦b1 g5 [14...¥e7 Era la alternativa más sana] 15.¥g3 g4?! 16.¥h4 [16.e5!] 16...h5? [Más agudo resultaba el juego con: 16...gxh3 17.£f3 ¥e7 18.gxh3 ¤h7 19.¥xe7 £xe7 20.¢h2 ¢h8 aunque las negras estarían bien] 17.hxg4 Las alternativas eran: [17.¥f1±; 17.¥c4±] 17...hxg4 18.f4!!


Finamente ejecutada con lo que se incrementa la enorme venta de espacio.

La concepción estratégica de Tarrasch supera con creces a las de su rival en esta partida. La poderosa amenaza e5 obliga a defenderse de manera axiomática al negro lo que debilita considerablemente la estabilidad del enroque ya en severas condiciones. 18...¥e7 19.¥f2! Reagrupando sus efectivos para el asalto 19...a5 20.e5!! Ya avisada con anterioridad, esta ruptura temática parte el terreno del tablero en 2 porciones como una falla geológica. 20...dxe5 21.fxe5 ¤h5 [21...¤d5 22.e6! fxe6 23.£xg4+ ¢f8 24.¤xd5 exd5 25.£f4+ ¥f6 26.£h6+ ¥g7 27.¦xe8+ ¥xe8 28.¥c5+ ¢g8 29.£h7+ ¢f7 30.¦f1+ £f6 31.¦xf6+ ¢xf6 32.£f5#; 21...¤d5 22.¤xd5 cxd5 23.e6 ¥xe6 24.¦xe6+-] 22.e6!? Hay muchas maneras de hacer valer la ventaja blanca: [22.¦e4 ¤g7 23.¦d4 g3 24.¦xd7 gxf2+ 25.¢f1 £xd7 26.¥h7++-; 22.¤e4 ¥e6 23.b3 a4 24.£d2 g3 25.¤xg3 ¤xg3 26.¥xg3 ¥b4 27.£h6 ¥xe1 28.¥xe1 £d4+ 29.¢f1 £xe5 30.¥h7+ ¢h8 31.¥h4+-; 22.¥e4 f5 23.exf6 ¥xf6 24.£d3 ¤f4 25.£d2 ¥g5 26.¥e3 ¦f8 27.¦bd1 ¥e6 28.£xd8 ¦bxd8 29.¦xd8 ¥xd8 30.¥xf4 ¦xf4 31.¥xc6+-] 22...¥xe6 23.¦xe6! fxe6 24.£xg4+ ¤g7 25.£g6 ¦b4 [25...¥f6 26.¦f1! £e7 27.¤e4 ¥e5 28.¤g5+-] 26.¦f1 ¦f4 27.£h7+ ¢f8 28.¥g6 1–0



Steinitz, William - Chigorin,Mikhail [D02]
2do Campeonato del Mundo oficial- Habana (4), 26.01.1889

1.¤f3 d5 2.d4 ¥g4 3.c4! [3.¤e5 Es lo más usado] 3...¥xf3? [Al entregar la pareja de alfiles prematuramente las negras arriesgan la estabilidad estratégica de la partida 3...¤c6 Tchigorin] 4.gxf3 e6 [4...dxc4! 5.e3 b5 (5...e5 6.dxe5 £xd1+ 7.¢xd1 ¤c6 8.f4 0–0–0+ 9.¥d2±) 6.a4 c6 7.axb5 cxb5 8.b3± Steinitz] 5.cxd5 £xd5?! [5...exd5 ™ Steinitz 6.£b3± Euwe] 6.e4 ¥b4+ 7.¤c3 £a5 [7...£h5!? Steinitz 8.¦g1! ¤e7 9.¦g5 £xh2 10.£a4+ ¤bc6 11.d5± Neistadt] 8.¥d2 ¤c6?! Las pequeñas imprecisiones en el juego negro se van acumulando paulatinamente y le otorgan a las blancas a la vez una acumulación progresiva de pequeñas ventajas. [Parece mejor 8...£b6 ] 9.d5!±




Las blancas pueden realizar esta ruptura temática debido a su ventaja de espacio y de tiempos. Tras esto las negras se verán en serias coyunturas. 9...exd5 [No ayudaba 9...¤d4 10.a3! ¥e7 (Si 10...¥d6 11.b4 £b6 12.¤a4+- Señalada por Max Euwe) 11.¤b5±] Con esto se obliga a una definición enemiga o a decidirse por un juego arriesgado donde sin duda las blancas tienen las de ganar debido a la mejor disposición defensiva. 10.a3! ¤d4 11.¥d3 [11.axb4?! £xa1 12.£xa1 ¤c2+; Más fuerte era sin duda 11.¦c1! ¥xc3 (11...¥d6 12.¤xd5+-) 12.¥xc3+-] Ahora un error negro pero sin duda es difícil encontrar un juego mejor para las negras: 11...0–0–0? [11...¥xc3 12.¥xc3 £b6 13.¥xd4+-; 11...dxe4 12.¥xe4 £e5 13.axb4 f5 14.¦a5 £e6 (14...b5 15.¥f4!+-) 15.¥e3+-] 12.axb4 ¤xf3+ 13.£xf3! [Steinitz no entrega ni ápice de contrajuego a su rival. Inferior sería: 13.¢e2 ¤d4+ 14.¢f1 £xb4 15.¤xd5 (15.¤b5) 15...£b3 16.¥c3 £xd1+ 17.¦xd1 ¤e6± +-] 13...£xa1+ 14.¢e2 £xb2 15.¦b1 £a3 16.¤b5 £a6 [16...£a2 17.£f4 ¦d7 18.¦c1 c6 19.¤d6++-] 17.£xf7+- £b6 18.¦c1 ¤h6 [Contra 18...c6 se dispone de la normal 19.¥f4 ¦d7 (19...¤h6 20.¦xc6+ bxc6 21.¤xa7++-) 20.£e8+ ¦d8 21.¤xa7+ £xa7 22.¦xc6+ bxc6 23.£xc6+ £c7 24.£xc7#] 19.£xg7 dxe4 20.£xc7+ £xc7 21.¦xc7+ ¢b8 22.¥xe4 1–0. Las negras tendrán que jugar ¦d7? para evitar el mate que se avecina o en su defecto sacrificar material para aliviar momentáneamente la furia blanca con: 22...¦xd2+ 23.¢xd2 ¦e8 24.¦xb7+ ¢c8 25.¥c6 ¦e6 26.¦xh7 ¦g6 27.¦e7..., por ello lo mejor es el abandono. Imponente victoria de Steinitz sobre el prolífero Mijaíl Tschigorin.

VER ENTRADAS POR FECHA

Entradas populares

Chessbase Noticias en Español

Traducir esta página

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Visitas a mi web